Domingo, 29 de Noviembre de 2017
Cuando sufrir es bello
Hay quienes ven el dolor como un enemigo, como una derrota y hay quienes descubren que sólo a través del sufrimiento la vida llega a ser verdaderamente humana.


El sufrimiento es, para muchos corazones, un enemigo que se busca alejar a cualquier precio. Porque parece que sufrir es fracasar, es perder. Porque el dolor es visto por muchos como algo negativo, una derrota que debería desaparecer en el mundo de los hombres.

Pero la vida humana, ¿mejora realmente si dejamos de sufrir, si eliminamos todo dolor? ¿No es injusto el precio que hay que pagar para conseguir una existencia más placentera, más exitosa, más fácil? ¿Qué gana quien rehuye todo esfuerzo, quien aparta sus ojos del dolor ajeno, quien se esconde a la hora de repartir tareas pesadas que “alguien” tiene que llevar a cabo?

En el camino de la vida el dolor aparece de mil maneras. A veces como un accidente inesperado. Otras veces desde una enfermedad que avanza poco a poco. En ocasiones, desde la pena ajena: no puede resultarnos indiferente la angustia de la madre que pierde a su hijo, el dolor de un viudo solitario, la tristeza del obrero despedido.

Si hay quienes ven el dolor como un enemigo, como una derrota, también hay quienes descubren que sólo a través del sufrimiento la vida llega a ser verdaderamente humana. Porque sufrir no es sinónimo de perder. Muchas veces es, simplemente, la consecuencia de un amor maduro, solidario, pleno. Es entonces cuando sufrir es bello.

Así lo explicaba el Papa Benedicto XVI: “Sufrir con el otro, por los otros; sufrir por amor de la verdad y de la justicia; sufrir a causa del amor y con el fin de convertirse en una persona que ama realmente, son elementos fundamentales de humanidad, cuya pérdida destruiría al hombre mismo” (encíclica “Spe salvi” n. 39).

El Papa preguntaba en ese mismo texto: “¿somos capaces de ello? ¿El otro es tan importante como para que, por él, yo me convierta en una persona que sufre? ¿Es tan importante para mí la verdad como para compensar el sufrimiento? ¿Es tan grande la promesa del amor que justifique el don de mí mismo?”

La respuesta, para la fe cristiana, es “sí”. Sí: vale la pena darse al otro, vale la pena amar sin reservas, vale la pena dejar comodidades para embarcarse en el mundo de la donación, de la verdad, de la justicia. Porque Dios mismo nos ha dado ejemplo, pues Él, que es “la Verdad y el Amor en persona”, quiso “sufrir por nosotros y con nosotros” (“Spe salvi” n. 39).

Con la mirada en la Cruz de Cristo, con el descubrimiento del verdadero sentido del dolor y del sufrimiento “por amor del bien, de la verdad y de la justicia”, podemos superar el deseo de comodidades y el miedo a lo difícil, y hacer que nuestra vida sea plena, sea verdadera, sea buena.

“La verdad y la justicia han de estar por encima de mi comodidad e incolumidad física, de otro modo mi propia vida se convierte en mentira. Y también el ‘sí’ al amor es fuente de sufrimiento, porque el amor exige siempre nuevas renuncias de mi yo, en las cuales me dejo modelar y herir. En efecto, no puede existir el amor sin esta renuncia también dolorosa para mí, de otro modo se convierte en puro egoísmo y, con ello, se anula a sí mismo como amor” (“Spe salvi” n. 38).

No es hermosa la vida que renuncia al dolor bueno, ese dolor que nace cuando amamos sin medida. Porque quien no ama hasta el dolor sincero llevará una vida raquítica, llena tal vez de pequeñas satisfacciones momentáneas pero hueca en lo que de verdad nos define como seres humanos: esa capacidad de amar hasta sufrir por el bien del otro.

Sólo cuando nos abramos al amor pleno, sólo cuando dejemos egoísmos y mentiras que empobrecen, entraremos en un horizonte de entrega donde no faltarán heridas ni penas, pero donde la alegría del discípulo será semejante a la del Maestro y del Pastor que sufrió y dio la vida porque amaba a sus amigos...


Fuente: Catholic
Publicado por: Esteban Gonzalez
Categoría:
Temas Actuales y Meditaciones
Visitas: 1419
Compartir en Facebook
¿QUE SENTIS? COMPARTI TU OPINION


COMENTARIOS

De Facebook
Anónimos



Volver al Indice de Noticias




Temas Actuales y Meditaciones

La fe es garantía de lo que se espera
Domingo, 12 de Diciembre de 2017
La fe es garantía de lo que se espera
Sin la fe no podríamos subsistir, somos lo que creemos, el poder sin límites está en nuestra fe, cuando hay confianza mostramos lo que verdaderamente somos.


Santo del Día

12 de diciembre: Nuestra Señora de Guadalupe
Domingo, 12 de Diciembre de 2017
12 de diciembre: Nuestra Señora de Guadalupe

Advocación Mariana


Musica

Ver toda la programación
Noticias
Curiosidades
¿Sabías que los perros pueden ser zurdos?
¿Los perros pueden ser diestros, zurdos o ambidiestros? Leer más
Ver más curiosidades

El Clima




Mensajes
Hola soy d Bs as. .buscó a mi mamá. Se llama Cristina mateus. No l conozco. M separaran d ella cuando tinia dos años...M nombre es .Santa agripins Ferreira. .x FAVOR quiero encontrarla. .
Ferreira Santa agripina - 07/12/17 12:38
con toda mi fe y de la mano de nuestro santo amigo San Expedito pido a Dios por la salud de Mari, por su recuperacion. evangelio San Mateo 8, 5 -11. YO NO SOY DIGNO DE QUE ENTRES A MI CASA PERO UNA PALABRA TUYA BASTARA PARA SANAR.
norma - 28/11/17 20:55
PEDIMOS A NUESTRO SANTO SAN EXPEDITO QUE SIEMPRE LO LLEVO CONSIGO MISMO QUE NOS PROTEJA A MI SEÑORA ALICIA PURICELLI Y A MI OSVALDO CALTABIANO QUE LOS ESTUDIOS EN SANGRE QUE TENEMOS QUE HACER EL DIA MARTES SALGAN TODOS BIEN Y SIN PROBLEMAS Y ADEMAS QUE EL TAC QUE ME HACEN A MI SALGAN NORMAL GRACIAS POR TODOS Y EL SEÑOR LOS PROTEJA A UDS. Y A NOSOTROS MUCHA GRACIAS POR TODO
OSVALDO - 19/11/17 11:15
Hola quiero mandarle un saludo a mi abu nilda que cumple 60
Maria - 08/11/17 14:27
hola pasa un tema de san marino grasias
ezequiel - 01/11/17 19:13

Divisas Extranjeras
Usuario
Usuario

Constraseña

Registrarse
Olvidó su contraseña?

Hay 11 usuarios en linea